LA MASÍA Y SUS ORIGENES II: “TRAS EL HESPERIAZO”

13 Ene

Como decíamos en el anterior capítulo, la inauguración de La Masía había contribuido a que el Club mantuviese mas controlados a los canteranos. Sin embargo, los responsables de cada equipo, de la categoría que fuese, gozaban de independencia, casi absoluta, sobre cómo llevar sus equipos, sobre el sistema de juego a implantar, y sobre las características técnicas y físicas de los jugadores a su cargo. La labor de ORIOL TORT como descubridor de talentos, quedaba diluida entre la baraúnda de técnicos de las distintas categorías. La cantera del Barça producía grandes cantidades de talento futbolístico, pero pocos de los jugadores hacían carrera en el FC Barcelona.

Pero estamos en la temporada ’87-’88. Terry Venables, el entrenador que había conseguido la Liga del ’84-’85, y había llevado al Barça a la (malhadada) final de Sevilla, no conseguía reverdecer laureles, y era sustituido por Luis Aragonés, que consiguió salvar la temporada, con la conquista de la Copa. Sólo Moratalla y Carrasco fueron titulares en aquel Barça.

Luis Aragonés confió, bastante, en la cantera, de hecho, hizo debutar a David

Linde Salas, “Linde”, que sólo jugó dos partidos, para, perseguido por las lesiones, marchar luego al Logroñés, y Sevilla. Sólo llegó a jugar 43 partidos en primera. También se había incorporado Cristóbal Parralo Aguilera, “Cristóbal”, al lateral derecho, jugó 20 partidos, para salir cedido al Oviedo y Logroñés, volver brevemente al Barça la temporada ’91-’92 y marchar, ya definitivamente al Español (214 partidos) Oviedo (108 partidos) y PSG (63 partidos). La plantilla del Barça, esta temporada, llegó a tener 12 canteranos!.

Perooooo… llegó el infausto 28 de Abril, 22 de los 25 jugadores de la plantilla, reunidos en el Hotel Hesperia, hacían pública, y firmaban, una nota reivindicativa, que se conoció como Motín del Hesperia, y en la que se pedía, entre otras cosas, la dimisión de la Junta Directiva. Luis Aragonés apoyó a los jugadores, pero cayó en una profunda depresión, y marchó del Club al finalizar la temporada. La directiva, tras una maratoniana reunión, decidió reducir todo a los motivos económicos, terminar la temporada, y contratar como técnico del primer equipo a una vieja gloria, Hendrick Johannes Cruijff.

Aparentemente, en lo referente a la cantera, todo seguía igual, pero NADA VOLVERÍA A SER LO MISMO. Cruijff no hizo cambios drásticos en cuanto a organigrama o personal de las categorías inferiores, mantuvo a Oriol Tort, como coordinador, pero situó a Quique Costas como entrenador del filial. Y, lo más importante, en una reunión con todo el Staff técnico, ordenó que TODOS los equipos, fuese cual fuese su categoría, pasasen a jugar como el primer equipo.

Como la idea del nuevo técnico era que la cantera “debía proveer las necesidades básicas del equipo”, y que “los fichajes fuesen para cubrir lo que no diese la cantera”, se produjo una profunda reestructuración de la plantilla. La mayoría de los firmantes del “Motín del Hesperia” fueron traspasados, o sus contratos no fueron renovados. Sólo Luis Milla fue titular aquella temporada, “Lobo” Carrasco pasó a ser suplente, y del filial se subió a Guillermo Amor Martínez, “Guillermo Amor”, Sergi López Segú, “Sergi López” y Jordi Roura Solá, “Roura”. De los tres, sólo Guillermo Amor tuvo impacto en el FC Barcelona; el de Benidorm jugó 311 partidos con el Barça, a lo largo de 11 temporadas, consiguiendo la nada despreciable cifra de 17 títulos, y convirtiéndose en modelo a seguir para muchos futuros cracks que empezaban entonces su carrera en La Masía. Amor prolongaría su carrera en la Fiorentina, Villarreal y Livingstone (Escocia). Sergi Lópes tuvo una carrera irregular, plagada de lesiones, con períodos de recuperación en el filial, entre 1987 y 1991 sólo jugó 17 partidos con el Barça, tampoco tuvo suerte ni en el Mallorca (22 partidos) ni en el Zaragoza (23), aunque consiguió una Recopa con los mañicos. Jordi Roura tampoco tuvo una carrera brillante, alternó el primer equipo y el filial durante tres temporadas, para marchar al Murcia y retirarse en el Figueres.

La “hornada” del Barcelona Atlético era muy buena, habían sido campeones de España en categoría Juvenil, y formaban una buena “piña”. Digno de mención es el caso de un tal Francesc Vilanova i Bayó, “Tito Vilanova”, su puesto en el Barça tenía mucha competencia, por lo que marchó al Figueres, de donde pasó al Celta de Vigo (29 partidos en 1ª) y de allí a otros equipos de segunda y retirarse en La Gamanet. Destacó, también, un delantero de origen danés, Thomas Christiansen Tarin, “Christiansen”, que llegó a ser 2 veces internacional con la selección absoluta, aunque no llegó a debutar en el primer equipo del Barça, jugó en Sporting, Osasuna, Racing, Oviedo, Villarreal, Terrasa, Panionios, Herfölgë, Bochum y Hannover, 10 equipos diferentes en 15 años de carrera como profesional!!
Mención aparte para Carles Busquets Barroso, “Busquets”, destacó como portero en el filial, y en la ’90-’91 subió, como suplente, al primer equipo. Sólo jugó 79 partidos en el FC Barcelona, pero consiguió 16 títulos, la temporada ’99-00 marchó al Lleida donde llegó a jugar 108 partidos hasta su retirada.

El interés de Cruijff por la cantera se manifestó, repetidamente, en sus intentos de “subir” a los jugadores que consideró prometedores, aunque, muchos de ellos fracasasen. Delfí Geli Roura, “Geli”, carrilero derecho, fue fichado del Girona, jugó un partido, contra el Oviedo, en la temporada 89-90, para pasar inmediatamente al Barcelona Atlético, ser cedido 3 temporadas al Albacete, de donde fichó 5 temporadas con el Atlético de Madrid para volver luego al Albacete y retirarse en el Alavés. 4 veces internacional. Sebastián “Herrera”, central prometedor, también jugó un único partido con el Barça (’90-’91), tras destacar en categorías inferiores, para continuar en una serie de cesiones a Mallorca, Burgos, Lleida, Español, donde llegó a jugar 78 partidos, y finalizar su carrera en la U.D. Las Palmas. Otros, como Javier García Almendro, “Javi García”, delantero ; Albert Tomás Sobrepera, “Albert Tomás”, central; Francisco Javier Oliete Valle, “Oliete”, lateral izquierdo; o Francisco Nicolás Vega Fradera “Paqui”, extremo izquierdo; nunca llegaron a debutar en el Barça, aunque iniciasen la temporada con el primer equipo, para ser cedidos o traspasados a continuación. El F C Barcelona, seguía “nutriendo” de buenos jugadores a muchos equipos de la primera división. Algunos, como Paqui, con brillantes carreras, ya que ganó el Oro Olímpico en Barcelona’92 y jugó 221 partidos en 1ª entre Osasuna y Zaragoza.

Francesc Xavier “Sánchez Jara” fue otro ejemplo de jugador con talento, que brilló en otros equipos, destacó en el filial la temporada ’91-92, cedido a Osasuna la siguiente, vuelve al Barça la temporada 94-95 para jugar sólo 6 partidos y marchar al Betis y Rácing de Santander.

Pero, precisamente, por ese interés llegó Albert Ferrer Llopis, “Chapi Ferrer”, lateral-carrilero derecho. Tras destacar en el Barcelona Atlètic la temporada ’88-’89 marchó cedido al Tenerife, donde siguió brillando. Repescado inmediatamente, jugó 8 temporadas en el Barça, ganando 15 títulos habiendo disputado 204 partidos. Marchó al Chelsea, donde jugó, todavía 4 temporadas. Fue internacional en todas las categorías, y 36 veces con la absoluta.

El Barça de Cruijff, que, en la primera temporada, había quedado segundo en la Liga, pero había ganado la Recopa, fue convirtiéndose, poco a poco, en el “Dream Team”, la mayor parte de los integrantes del once titular fueron fichajes de relumbrón, pero, la mayoría, dirigidos a sostener un estilo de juego propio. Los canteranos que “iban subiendo” fueron asentándose lentamente, y los que lo consiguieron dejaron recuerdo “indeleble” en la memoria de los “culés”.

Algún “fichaje nacional” como, el central procedente de la Real Sociedad, Mikel Roteta Lopetegi, fue adquirido como “una promesa interesante” y pasó directamente al Barcelona B; de donde emigró al Málaga, tras tres temporadas, sin llegar a debutar en el primer equipo. No fue este el caso de Antoni Pinilla Miranda, “Pinilla”; ni de Pablo José Maqueda Andrés, “Maqueda”, delanteros ambos, que habían destacado, y mucho, en las categorías inferiores y que debutaron en el primer equipo, todavía en edad juvenil, para quedarse como suplentes alternando con el filial durante varias temporadas. Pinilla llegó a jugar 242 partidos en 1ª, de ellos sólo 8 en el Barça, y consiguió 5 títulos. Maqueda sólo jugó 74 partidos en 1ª, de ellos únicamente 3 en el Barça, pero sumó 7 títulos. Como curiosidad, Maqueda fichó por el Avispa Fukuoka de la liga japonesa, donde marcó 5 goles en 12 partidos.

También jugó sólo tres partidos en el Barça Luis Cembranos Martínez, centrocampista procedente del Figueres que permaneció en la disciplina blaugrana entre 1993 y 1995. Sólo jugó 3 partidos en el primer equipo, pero contribuyó a ganar la Supercopa de 1995. Pasó ese mismo año al Español y luego al Rayo Vallecano. Jugó 155 partidos en primera y fue 1 vez internacional absoluto.
Otro suplente ilustre fue Lluis Carreras Ferrer, “Carreras”, lateral izquierdo, que debutó, también en edad juvenil, con el Barça en la temporada ’91-’92, y permaneció en la disciplina del club entre 1991 y 1996. alternó la suplencia en el primer equipo con intervenciones en el Barcelona B y dos cesiones una en el Oviedo y otra en el Rácing. En total jugó 169 partidos en primera, aunque sólo 19 en el F C Barcelona. Con el Barça consiguió 6 títulos, y con el Mallorca 1.

Una figura especial es la del medio centro Josep Guardiola i Sala. Destacó en todas las categorías inferiores, y todavía en edad juvenil debutó en el Barça la temporada ’90-’91, jugando 4 partidos y alternando otros 9 con el B. En el ’92 lideró el equipo de España que se proclamó campeón Olímpico. Consolidado, tras la marcha al Madrid de Luis Milla, como el “cerebro” del “Dream Team” desde la temporada ’91-’92, jugó 263 partidos con el Barça, hasta su marcha al Brescia de la Serie A Italiana al finalizar la temporada 2000-01. Fué 47 veces internacional absoluto con España, y prolongó su carrera en el Brescia, Roma, Brescia de nuevo, Al-Ahli y Dorados de Sinaloa.
También se consolidó en el “Dream Team” el lateral izquierdo Sergi Barjuan Esclusa. Subió al Barcelona B con 20 años, y desde 1991 al 94 alternó apariciones en el filial y primer equipo. Perteneció a la disciplina blaugrana hasta el 2002. Año en que se marchó al Atlético de Madrid. Consiguió 9 títulos con el Barça, y fué 56 veces internacional absoluto.

Quizás lo más importante de la etapa de Johan Cruijff como máximo responsable técnico del F C Barcelona fue la implantación de un estilo de juego basado en el buen trato del balón, el dominio del juego y la disposición táctica ofensiva. Un estilo que tardó en imponerse, pero que introducido en las categorías inferiores, poco a poco ha ido impregnando la personalidad y las características técnicas de los futuros cracks blaugrana, hasta la eclosión actual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: